El Occidente de Honduras

 

El occidente de Honduras fue la cuna de la floreciente cultura maya y rico patrimonio histórico colonial, sus múltiples poblados llenos de colorido y tradiciones, hacen del occidente del país uno de los sitios de más rica y variada cultura de Honduras.

Es la región más montañosa del país, cuatro de las más grandes cordilleras están aquí, que son fuentes de grandes ríos que posteriormente irrigan fértiles y productivos valles. Las actividades comerciales están orientadas a la agricultura. Por su cercanía con los países de Guatemala y El Salvador, el comercio es también importante. La zona occidental está conectada con diversas redes de vías principales y secundarias, asfaltadas y en buen estado en la mayoría de sus recorridos, que conectan a sus principales ciudades con el resto del país que a su vez limitan con las fronteras de El Salvador y Guatemala.

El clima es fresco y agradable, la naturaleza de la zona es variada, predominan los bosques de pino, bosques mixtos (coníferas/hoja ancha), bosque nublados y bosques secos tropicales en las tierras bajas.

Sus principales poblados son Santa Rosa de Copán, Gracias Lempira, Y Copán Ruinas, son las ciudades con mayor afluencia de turistas de la zona actualmente, pero otros destinos comienzan a demostrar su potencial. Así como Corquin, San marcos, Lepaera, Quezailica, Dulce Nombre, Veracruz, San José de copan,  San Marcos de Calquín, la Campa, San Sebastián, Belén Gualcho, reserva del Guisayote, han ido creciendo como destinos nuevos y se han comenzado a visitar con el afán de descubrir las tradiciones y raíces que nos caracterizan.

Cada pueblo cuenta con su feria patronal, sus procesiones religiosas, su historia,  gastronomía, la amabilidad de su gente. También se muestra como un remanso de paz, más allá de sus atractivos famosos la zona de occidente se extiende generosa, agreste, desconocida y repleta de paisajes, pueblos y destinos por descubrir. Es una tierra mítica, majestuosa e imponente, en cada rincón y en cada región se sorprenderá con cada uno de los atractivos que cuenta.

Definitivamente descubrir nuestras raíces, los bellos paisajes que esperan ser descubiertos, las diferentes tradiciones,  comidas y pueblos de la zona que cada día despierta con la esperanza de entregarles a su gente y a los visitantes que llegan de todas partes.